Tremosine: El Paraíso del Garda


Así viene definido el antiplano de Tremosine por los visitantes que, subiendo sus caminos, admiran el panorama que se alza frente a ellos, desde Torbole a Sirmione, y desde Garda al Monte Baldo. Con cada mirada descubrirán la belleza de la naturaleza, sus formas y colores. Sus perfumes les harán conocer los ambientes incontaminados y las antiguas tradiciones.

Las 18 fracciones que componen el municipio de Tremosine surgen entre 65 y 600 metros de altitud, y se armonizan perfectamente con los ritmos de la naturaleza. Cada obra, cada ruta y camino, cada edificio se adapta a la complejidad del territorio. El ejemplo màs majestuoso es seguramente la ruta Porto-Pieve-Vesio, o “Strada della Forra”, obra ingenierística extraordinaria, que al inicio del 1900 unía el lago con el antiplano, entrometiéndose entre las piedras con sinuosas líneas y curvas, casi suspendida en el aire, como una vía al Paraíso.

Las actividades de la zona continúan muy legadas al territorio. La agricultura y la cría de ganado local proveen productos de alta calidad como leche, aceite de oliva, miel, vino, productos de producción casera o industrial. Un ejemplo es la “Formagella di Tremosine” y el queso “Gardaa DOP” de la cooperativa Alpe del Garda. En los numerosos restaurantes y agriturismos podrán degustar platos típicos como la polenta, el espiedo de montaña y pesacados de lago, unidos a la tradicional cocina italiana y mediterránea.

logo-tremosine-color
logo_borghi_vert_Comune

Voiandes


Voiandes es una de las fracciones más características de Tremosine. El centro histórico, con su configuración medieval, acoje una capilla dedicada a San Antonio de Padua y San Vincenzo Ferreri, varias veces reconstruida hasta su forma actual, que resale al 1700. La fiesta patronal es el 13 de junio, día dedicado a San Antonio. Caminando por sus estrechas calles, nuestros huéspedes encontrarán los habitantes de la fracción, desde siempre muy hospitalarios y atentos al cuidado y mantenimiento del pueblo. Sea en invierno, con los adobes natalicios y el tradicional pesebre, sea en primavera y verano, durante las fiestas patronales y encuentros especiales, descubrirán el espíritu de cooperación y de unidad de los Voiandeses.

Nuestra historia


Mos Country House es una residencia a conducción familiar. Se propone como el resultado de un largo y proyectado trabajo artesanal iniciado por la Familia Facchini algunos años atrás. Fue el mismo propietario, Gianmaria, que, gracias a la gran destreza manual, ha construido y cuidado la estructura en todos los mínimos detalles, siguiendo las líneas de la tradición constructora local, decorando la casa con preciados revestimientos en piedra y terminaciones internas de calidad e instalando sistemas tecnológicos a la vanguardia. La caldera a biomasa permite la completa independencia de los recursos no renovables, mientras los muros altamente aislados y las ventanas y puertas con vidrios triples garantizan un gran ahorro energético. La conducción familiar de Mos Country House es garantía de máxima hospitalidad y disponibilidad de los anfitriones, e permite a los huéspedes de transcorrer una permanencia idílica en un ambiente genuino, legado a la tierra y a las tradiciones locales.